Si por razones que el cosmos no es capaz de comprender eres de las pocas personas que no ha visto todavía la película EL PADRINO, la frase que da título al artículo la pronuncia un importante Capo de la Mafia italoamericana cuando alguien le pide un favor el día de la boda de su hija; “… una oferta que no podrá rechazar…” Eso es confianza ¿verdad? Pues ¿te creerías si te decimos que en Giromail podemos ayudarte a crear un ‘Call to action’ que tus clientes no podrán rechazar?

En ocasiones, en la redacción y diseño de marketing directo, debemos centrarnos en los aspectos fundamentales para ayudarnos a mantenernos alineados con el propósito y la propuesta de valor de lo que estamos vendiendo, sin desvirtuarnos. ¿Por qué? Porque muchas acciones de marketing directo no responden a estas preguntas básicas:

  • ¿Le damos a nuestra audiencia una verdadera razón para abrir nuestros correos?
  • ¿Les estamos avisando por adelantado de qué se trata la oferta (es decir, qué tenemos para ellos) y qué queremos que hagan?
  • ¿Los estamos comprometiendo con nosotros de tal manera que les haremos seguirnos hasta el final de nuestras comunicaciones?
  • ¿Les damos la información que necesitan para poder “dar el siguiente paso”? ¡Esta es la llamada a la acción! El Call to Action.

Las famosas siglas CTA: Call to Action

De acuerdo, todas estas preguntas son importantes, pero lograr que el cliente dé el siguiente paso, provocado por la llamada a la acción, es la herramienta más sólida que tenemos para obtener una respuesta. Puede tratarse de una solicitud para visitar un sitio web, llamar a un número de teléfono, seguirnos en las redes sociales o cualquier otra cosa que ayude al cliente a alcanzar nuestros objetivos de marketing.

Para ver a qué nos referimos, te proponemos un ejercicio. Tanto en tu empresa, como en casa, tómate unos minutos a la semana para abrir y analizar los correos de marketing directo que recibes. Estamos convencidos que, durante este tiempo, identificarás algunas que te harán preguntarte: “Pero, realmente ¿esta empresa que me está invitando a hacer?

Este, amigo mío, es otro de esos pecados capitales del marketing directo: dejar de lado el call to action. Sin él, todo el gran trabajo que se realizó durante una campaña de marketing directo (descubrir la oferta, promocionar los beneficios, eliminar el riesgo) se desperdicia.

Hi Ho, Hi Ho… Blancanieves y los 7 conceptos básicos de una llamada a la acción efectiva

Independientemente de lo que estés buscando que tus destinatarios hagan, una llamada a la acción efectiva debe:

  1. Repetirse varias veces.
  2. Aparecer al comienzo de tu carta.
  3. Comenzar con una palabra de acción (evidentemente). Algunos ejemplos incluyen: Llamar, Visitar, Conectarse, Renovar, Registrarse…
  4. Aparecer, de nuevo, hacia el final de tu carta de correo directo.
  5. Permanecer invisible o perdida dentro del comunicado.
  6. No provocar ninguna duda sobre lo que quieres que haga el lector del correo.
  7. Facilitar la respuesta del lector; simplifica y guía.

El Call to Action en el Marketing Directo

En el correo directo, las llamadas a la acción CTA pueden ser más extensas porque, normalmente podemos ofrecer más espacio a nuestro target para poder interactuar; es decir, podemos ofrecer varias opciones y amplificar las posibilidades de respuesta. Un ejemplo: “Llama al 900-XXX-XXX para obtener tu widget GRATIS. O visite nuestra web widgetsforfree.com/ofertaparami “.

También puedes pedirle a los destinatarios que rellenen y envíe por correo algún tipo de formulario. Para ello, la llamada a la acción debe repetirse a lo largo del formulario para no dejar ningún tipo de duda en la mente de los destinatarios sobre lo que deseas que hagan y cómo deseas que lo hagan.

Ya has visto que son unos consejos sencillos que pueden seguirse sin problemas, pero que hay que intentar mantener siempre muy presente. De hacerlo así, y volviendo a parafrasear una cita de Don Vito Corleone, tus consumidores responderán a tus llamadas a la acción, porque cómo dice el Padrino no se puede “… decir “no” a las personas que amas, no a menudo. Ese es el secreto.

Por supuesto, nosotros vamos a finalizar este artículo con nuestro call to action habitual, aquel en el que te invitamos a contactar con nosotros si deseas que te ayudemos a crear llamadas a la acción efectivas en tus campañas de marketing, capaces de hacer girar tu mundo.