Es posible que, si no eres un marketero, nunca hayas oído hablar del CTA (siglas de Call to Action) Si es así que no te tiemblen las piernas. Un CTA no es otra cosa que una invitación a que alguien realice una acción que nos interese aludiendo a sus actos impulsivos. Por poner un ejemplo muy sencillo, si pensamos en el momento de repostar en una gasolinera y nos preguntan si tenemos una tarjeta de puntos enumerando los múltiples regalos que podemos conseguir, eso es un CTA. El profesional de la gasolinera quiere fidelizarnos y para eso nos ofrece la tarjeta de puntos justo a la hora de pagar, porque quiere que la adquiramos ya, en ese preciso momento.

Algo que parece tan sencillo y básico, encierra, en realidad, algunos entresijos. Piensa que, con la llamada a la acción correcta en un mail o correo, puedes persuadir a las personas que lo leen para que hagan ¡aquello que tú desees! Vale, no te pases, borra eso de tu mente, nos referimos a cosas lógicas.

En el mundo del marketing directo, el CTA también existe y este se representa, a menudo con un mensaje concreto colocado en el interior de una forma geométrica o un botón; aunque también puede ser un simple enlace url dentro del texto apropiado.

No confundir Call to Action con Call of Duty

Cuando hablamos de CTA no hablamos de una acción obligada, ni por deber ni por obediencia, sino de una llamada seductora, atractiva, que sea capaz de insinuarse a quien la lea para que la abra por su propia iniciativa. A nadie nos gusta que nos obliguen a nada, pero nos encanta que nos hagan sentir responsables de nuestras propias decisiones.

Los CTAs realmente efectivos se relacionan, de manera directa, con el contenido del texto de nuestros mails, así como con la motivación de las personas para actuar sobre ese contenido. En otras palabras, una buena llamada a la acción ha de enviar un mensaje claro sobre los beneficios que las personas obtendrán cuando actúen de la manera que queremos que lo hagan.

Los mejores ejemplos de CTA que podemos encontrar hoy en Internet son las llamadas a la acción que invitan a los usuarios a registrarse en un blog (cómo este ¡que mola mucho!) para que no se pierdan las actualizaciones del mismo (cómo este, que te lo estamos diciendo)

Un buen CTA también debe cumplir lo que promete de inmediato. Deja las falsas promesas para los políticos y sus campañas electorales. El marketing directo debe cumplir las expectativas que genera porque, sino, estaremos enviando un mensaje de decepción que nos hará perder credibilidad respecto a nuestros competidores. Piensa que este es el motivo principal por el que muchos mensajes de agradecimiento y mensajes de confirmación de suscripción incluyen un enlace a una descarga prometida o un recurso realmente valioso. Así que piensa ¿qué puedes ofrecer tú a tus clientes o usarios?

Consejos para realizar los mejores Calls to Action

A la hora de crear un CTA, piensa, primero de todo en lo que deseamos conseguir con la acción, es decir ¡piensa en tu objetivo! No podemos crear CTAs si no tenemos definido que deseamos abrir con ellos. Sería absurdo crear un enlace que dijese “Rasca esta vetanita si deseas saber el número ganador de la lotería del niño” si realmente no es nuestro objetivo descubrir esta información a nadie (Por cierto ¿alguien sabe la respuesta? Le estaríamos muy agradecidos, de verdad)

A la hora de elaborar un buen CTA piensa que las palabras realmente importan, porque ellas son las que hacen que la gente realmente pueda acabar actuando.

Según nuestra experiencia, estos son los consejos que ofrecemos a todo aquel que desee realizar un buen CTA:

Usa palabras de acción muy directas (Regístrate, Solicita, Recibe…)

Crear urgencia y escasez (Ahora, Ya…)

Minimizar el riesgo no ofreciendo cosas imposibles o que sean medio verdades

Centrarse en el valor que el CTA puede aportar a nuestros clientes

Busca obtener datos personales en este CTA para poder ampliar la BBDD de tu empresa

Fomenta la curiosidad y la anticipación (Solo hoy, Adelántate, Solo para Subscriptores)

Evita las palabras de fricción

Muestra beneficios reales (Solo para quienes se suscriban, No disponible en otro lugar…)

Unas reglas poco numerosas y muy sencillas, pero te aseguramos que con ellas ya puedes lanzarte a desarrollar llamadas a la acción realmente efectivas o, simplemente, estos consejos te puedan servir de simple inspiración. Sea como sea, intenta crear tus propios CTAs siendo realmente original y alejándote de las llamadas a la acción a las que nunca, como usuario o cliente, respondes.

_____________

Y, ahora, como ejemplo directo, te vamos a dejar nuestra propia llamada a la acción:

En Giromail podemos desarrollar por ti tu propia línea de CTAs según tus necesidades, tono y territorio de marca. Algo que no vas a encontrar en ninguna parte de nuestra web ¿Vas a dejar que la competencia se te anticipe? Ponte en contacto ahora mismo con nosotros y, te ayudaremos a hacer girar tu mundo.