Seguro que has oído hablar alguna vez de las campañas A / B; es más, es posible que emplees esta técnica o la hayas usado alguna vez pero ¿te has preguntado alguna vez cómo y cuándo surgió esta técnica de experimentación controlada? Pues si esperas que nosotros podamos responder a esta pregunta ¡te vas a llevar un chasco de narices! Como en muchos otros ámbitos del marketing, es complicado establecer una fecha de inicio debido a la evolución tan rápida del sector. A lo que sí podremos responderte es porqué las campañas A / B siguen siendo una muy buena opción para tus estrategias de marketing directo.

Si nos remontamos al año 2000 sí que podemos rescatar que los ingenieros de Google realizaron su primera prueba A / B como experimentación para descubrir cuál sería el número óptimos de resultados para mostrar en una misma página de su motor de búsqueda. Esa primera prueba fue un fracaso debido a las fallas que mostraban unos tiempos de carga excesivos; no obstante, en los siguientes 11 años, Google realizó más de 7.000 pruebas A / B diferentes. Bueno, algo de historia sí te hemos podido explicar  ¿verdad?

El AB del Marketing

Si ya tienes una cierta edad, y estudiaste la EGB dentro del estado español es posible que, durante esa época, algún profe de ciencias naturales te invitase a realizar un experimento casero del poder nocivo de la Coca-Cola (que lo decían los profes, no nosotros ¡eh!) El experimento en cuestión consistía en introducir un muslo de pollo en un vaso con Coca-Cola y otro en un vaso de agua (seguro que hay miles de variantes, así que no nos juzgues porque todos los detalles no coincidan ¿vale?) El objetivo era comparar el estado del pollo en ambos vasos tras una noche “en remojo”. A la mañana siguiente, descubríamos (¡oh, sorpresa!) que la carne del pollo sumergida en el vaso con refresco estaba en un evidente estado de descomposición.

¡He aquí un claro ejemplo de un experimento A / B! (un ejemplo claro, aunque un poco de mal gusto, lo admitimos) Pues básicamente, las campañas A / B son eso, experimentos que aportan metodología científica al marketing y eliminan las conjeturas. Estas campañas A / B se encargan de resolver decisiones respaldadas por datos, y teniendo en cuenta muchas variables.

Campañas A / B en el Mail Marketing

Veamos cómo emplear una las pruebas A / B en nuestras campañas con mail marketing para considerar cómo las pequeñas diferencias en una campaña de marketing pueden influir en el comportamiento de los usuarios / consumidores. Pero ¿cuáles son aquellos factores que podemos tener en cuenta a la hora de elaborar diferentes pruebas en nuestra campaña de mailing? Pues, por ejemplo ¡el título del propio correo electrónico! O  el texto del cuerpo del correo, el claim en un botón de llamado a la acción o el diseño del mail…  Cuando optamos por emplear una campaña de mailing A / B, la idea es ejecutar dos variaciones de la misma campaña con un grupo controlado de usuarios para ver cuál de las dos versiones es la que obtiene mejores resultados.

¡Stop! Aclaremos una cosa antes de proseguir: pese a que estamos hablando todo el rato de campañas A / B, piensa que puedes repetir la prueba tantas veces como necesites para ajustar el contenido y mejorar la efectividad de la comunicación de tu campaña de marketing. Ten en cuenta que cada elemento  que decidas modificar en alguna de las versiones de la prueba tiene un objetivo diferente y, por lo tanto, logrará un efecto distinto en las diversas partes del proceso de conversión. Por ejemplo, una llamada a la acción obtendrá un efecto directo sobre la cantidad de personas que comprarán tu producto o que harán clic en la página de destino que especifiques. El texto del asunto, por contra, incidirá directamente sobre la cantidad de personas que abrirán el correo electrónico.

Thin about it! Tenlo muy en cuenta cuando estés decidiendo qué campos vas a “testear” primero. Si te centras en la acción pero olvidas el asunto y no logras un ratio importante de aperturas del correo, entonces es probable que hayas comenzado la casa por el tejado.  Céntrate primero en las partes más importantes: el  asunto es tan esencial para que una campaña de mail tenga éxito, como las espinacas para que Popeye pueda vencer a Brutus.

Pero no solo de mails vive el hombre

¡Eso es cierto! Las campañas A / B no son solo pruebas que puedas emplear en tus campañas de mailing, sino que también son una buena estrategia para comprobar resultados en tus campañas del mailing postal (sí… se puede medir: mira nuestro CASE STUDY), adwords, social ADS… Al final las estrategias A/B son pruebas comparativas que puedes aplicar en cualquier acción publicitaria o de marketing que emplees, siempre y cuando puedas medir los resultados para poder compararlos entre ellos.

Así que ¡ya lo sabes! Cuando vayas a lanzar tu próxima campaña de marketing, piensa en que acciones podrás aplicar esta estrategia A / B;  elucubra entonces sobre cómo podrías mejorar los resultados de esa campaña y configúrala como prueba A / B… ¡y comprueba qué sucede a través de los KPIs de los resultados! En el mejor de los casos, obtendrás un aumento en las aperturas o clics, y si no, aprenderás algo acerca de tu audiencia que puede ayudarte a crear campañas mucho mejores en el futuro.

 

_____________

 

En Giromal tenemos amplia experiencia en campañas A / B / C /D … e incluso con tendencia a combinaciones de letras del tamaño de las columnas interminables de un libro Excel.  Por este motivo ponemos nuestro conocimiento a tu disposición, por si en algún momento deseas realizar diversas pruebas simultáneas en tus campañas de marketing. Ten en cuenta que, el hecho de conocer mejor a tu audiencia, te ayudará a hacer girar tu mundo.