Dicen que una imagen vale más que mil palabras pero ¿cuánto más vale una experiencia que una imagen? ¿Y a cuantas palabras equivale? Hoy en día, y más que nunca, vivir experiencias es uno de los principales motores de nuestra existencia. Sin importar el entorno, profesional o personal, de ocio o de responsabilidad, vivir una experiencia marca, sin lugar a dudas, nuestros vínculos emocionales con nuestra memoria y recuerdos. Así que, en plena era digital, donde parece que todo está al alcance de un clic, las experiencias offline siguen siendo las únicas que, de momento, nos pueden ofrecer una experiencia completa y en la que todos nuestros sentidos puedan verse involucrados.

Pensemos, por ejemplo, en un evento de trabajo. Pese a excepcionas que confirman la regla, puede que tú seas una de esas personas que estén pensando en este preciso momento: “¿Evento de trabajo? ¡Vaya palo!” Acabamos de atravesar las navidades, y muchos de estos eventos se han limitados a cenas con más o menos excesos. Pero ¿y si esas cenas hubiesen incorporado un evento experiencial? Imagina, por un momento, una fiesta navideña que incluya una versión interactiva en vivo de un videojuego de arcade ¿Cómo te suena eso?

Desarrollemos un poco más el concepto: tenemos una sala entera de un hotel o restaurante preparada para que parezca un escenario de videojuego, y a nuestros compañeros de trabajo disfrazados como personajes de Super Mario Bros. Sobre una de las paredes, un marcador gigantesco con puntuación en tiempo real, música electrónica sampleada para que nos recuerde a las bandas sonoras de videojuegos de 8 bits y, lo mejor de todo ¡un premio para los ganadores! Vale… quizá tengamos que ponernos un poco al día en lo que a videojuegos se refiere.

Pero ¿qué es el marketing experiencial?

Para entender el marketing experiencial, solo hemos de recurrir al propio término. De esta manera podríamos definir al marketing experiencial como un tipo de estrategia que atrae a un público con una invitación en la vida real para interactuar con, o experimentar con, una marca, lo que esta hace y lo que representa. Es decir, se trata de llevar a la práctica eventos experienciales que cumplen estos tres requisitos: son participativos, prácticos pero, sobretodo ¡presenciales!

Vale, quizá te suene un poco parecido al marketing de eventos, lo cual tiene mucho sentido, ya que las campañas vivenciales tienden a centrarse en los eventos. Pero también hay momentos en los que no tienen nada que ver con un evento específico. Los eventos experienciales, a la diferencia del marketing de eventos, pueden suceder fuera de una feria, una conferencia, o de una reunión. Es más ¡generalmente se desarrollarán en entornos más alejados del terreno profesional para conectar directamente con el público!

Y puede que estés pensando ahora: “Vale, lo compro. Pero, aparte de lo divertido que nos lo pasamos todos ¿qué gana mi empresa invirtiendo en un evento experiencial?” Pues nosotros te respondemos con un rotundo: ¡MUCHO! Pero, para que no tengas que realizar un acto de fe, te lo enumeramos en una serie de puntos:

• Creamos un compromiso físico y emocional con nuestra empresa, marca o producto

• Invitamos a participar de los valores de nuestra marca, pasando del story telling al story doing

• Brindamos la posibilidad a los participantes para que se conviertan en embajadores de marca

• Generamos muchas más menciones en redes sociales e, incluso, de forma bien trabajada, en prensa

• Abrimos una oportunidad para desarrollar relaciones con los participantes más allá de la experiencia física a través de interacciones digitales

Unos cinco puntos que vienen a derivar en un mismo y único objetivo: conectar directamente con las emociones de nuestro público para lograr el efecto ¡Guau! De esta forma conseguiremos crear un vínculo con nuestra empresa o marca que quedará grabado a fuego en la memoria de los participantes. Así que, no metas la pata a la hora der planificar tus eventos experienciales, porque una mala impresión generará el mismo efecto emocional que logrará el efecto contrario al deseado en la memoria de tu público.

Amazing! Amazing! Las experiencias extraordinarias

Para que tu empresa o marca logre obtener los mejores resultados en sus eventos experienciales, las acciones que desarrolles en tu marketing experiencial deben ser realmente extraordinarias. Es decir, deben ofrecer algo memorable y fuera del rango de experiencia normal ¡¿Cómo que por qué?! Porque las empresas y marcas se basan en la disponibilidad física y mental, y la disponibilidad mental se basa en la memoria ¿Nos hemos puesto demasiado científicos! Pues alerta, que hacemos spoiler: Todo es cuestión de lo bien que nos lo pasemos y esto es lo que va a recordar nuestra memoria.

Que sí, que sí, que esto último lo hemos ido repitiendo durante todo el artículo. Pero si insistimos tanto y elegimos el mismo concepto para cerrar el artículo ¿no será porque es con lo que queremos que te quedes?

_____________

En Giromal sabemos que la práctica de generar experiencias extraordinarias no resulta una tarea tan sencilla como la teoría. Por este motivo, ponemos a tu disposición el talento de nuestro equipo profesional, el cual estará encantado de sentarse contigo en la búsqueda del mejor evento experiencial capaz de hacer girar tu mundo.