Parece obvio que a ninguna empresa y marca le gusta que las personas opten por no recibir más correos electrónicos suyos. Cuando esto sucede, no solo estamos perdiendo a posibles clientes potenciales, sino que recibimos un mensaje subliminal parecido a “Basta ya por favor, que no quiero recibir más notificaciones vuestras ¡Pesados!” Por este motivo algunos profesionales, en sus campañas de mail marketing, optan por ocultar la opción “Darme de baja” entre tamaños de letra minúsculos, o en lugares inverosímiles del correo o, sencillamente ¡no incluyen esta opción! Eeeerror. Esta es una opción que realmente sí que toca las narices a los consumidores; Think about it! Es como decirle “Si no te gustan nuestros correos te vas a aguantar porque ¡te los vas a tragar sí o sí!” Y esto no mola. Pero, contrariamente a lo que piensas, que se den de baja sí ¡Te lo explicamos!

Comenzaremos este artículo recomendándote que siempre, siempre y siempre debes incluir la opción de “Darse de baja de esta lista de correos” a tus clientes. Más allá del malestar ocasionado a los suscriptores, esto puede acarrearte suspensiones futuras y perjuicios legales. Piensa que la ley exige la opción de darse de baja en correos electrónicos masivos, y violar esta regla puede acarrearte multas considerables. Por lo tanto, la mayoría de marcas y empresas, en sus campañas de mail marketing, incluyen un enlace de cancelación de suscripción.

¡Es más! Aquellas marcas y empresas que ofrecen a sus destinatarios la posibilidad de poder ajustar las opciones de suscripción (como por ejemplo, definir la frecuencia de entrega de los mails) obtienen muchas menos bajas de sus listas. Por lo tanto, piensa más allá del corto plazo y haz visible siempre un enlace de cancelación de suscripción.

Bajas tasas de apertura

Si, en tus campañas de mailing, tienes una tasa de apertura baja puede deberse: Uno, a una necesidad de redefinición de la estructura, diseño y contenido de nuestros correos electrónicos (Este punto lo tratamos en nuestro artículo: “Cómo hacer una Campaña de Marketing Directo y no morir en el intento”, o, dos, a que tenemos una base de datos demasiado extensa y que necesitamos limpiarla. ¡Traduciendo que es gerundio! Si eliminamos a los usuarios que se dan de baja de nuestras newsletters ¡lograremos subir la tasa de aperturas!

Piensa que el envío de correos electrónicos a personas que no están interesadas es un gesto inútil; no los abrirán y los eliminarán sin leer. Hasta cierto punto, esto puede que no te parezca un problema, pero si sucede con demasiada frecuencia, dañará tu reputación de marca y afectará al dominio del que dependa el correo electrónico empleado en tus campañas de mail marketing. Después de todo, para un proveedor de correo electrónico, una tasa de apertura baja es una señal de que aparentemente sus correos electrónicos no se envían a una audiencia relevante.

Quejas por SPAM

Existe una posibilidad aún mayor de que los destinatarios que no pueden encontrar un enlace o botón de cancelación de suscripción en los correos electrónicos de tus campañas de mailing, se decanten por seleccionar la opción de correo no deseado de su gestor de correo o, peor aún, escojan una opción de bloqueo (disponible, por ejemplo, en Gmail) Y, tal como rezaba un antiguo anuncio de natillas ¡Repetimos! Este tipo de denuncias de spam y solicitudes de bloqueo no contribuirán a una buena reputación de nuestro dominio, ni a la consideración de buenas práctica por parte de nuestra empresa o marca.

Por todo lo expuesto hasta ahora te resultará sencillo deducir que una audiencia más relevante significa mayores tasas de apertura y porcentajes de clics; contribuyendo, además, a una buena reputación. ¿A que ahora no te resulta tan preocupante que algunos usuarios de tus listas de correo se den de baja de estas?

Antes de finalizar este artículo, nos gustaría regalarte cuatro consejos para ayudarte a configurar unas buenas opciones para que los usuarios puedan darse de baja de tus listas de correo ¡Ya verás como te acabará beneficiando a medio plazo!

1. Ofrece la posibilidad de administrar la suscripción al usuario

Permitir a las personas la posibilidad de ajustar la frecuencia de recepción de tus correos electrónicos de mail marketing, a través de un enlace a una página nueva donde puedan administrar su configuración, además de evitar una posible baja, les ayudará a sentirse que, como marca, te preocupas por ellos y por su privacidad.

2. Verifica las respuestas y conviértelas en estadísticas

Muchos proveedores de correo electrónico, como Hotmail, Outlook o Gmail , te ofrecen la opción de utilizar un ciclo de retroalimentación en tus campañas de mail marketing. Este ciclo te permite saber, por ejemplo, cuando alguien marca uno de tus correos electrónicos como correo no deseado. Vale, aceptamos barco como animal acuático… Ello no evitará que alguien haga clic en el botón de correo no deseado si quiere hacerlo, pero a ti te permitirá disponer de información privilegiada como: quién se ha dado de baja, cuándo lo ha hecho, con qué mail, qué antigüedad tenía este usuario… Es decir ¡una información privilegiada que podrás convertir en estadísticas!

Si utilizas un buen software de marketing de correo electrónico, es muy probable que tu proveedor ya haya configurado los circuitos de retroalimentación por ti. Y, si no es así, siempre puedes recurrir a los profesionales (ejem, ejem… un poco de autopublicidad no daña a nadie ¿no?)

3. Utiliza los encabezados para ofrecer la opción de darse de baja

Además de los circuitos de retroalimentación, muchos gestores de correo electrónico ofrecen la opción de incluir una lista de encabezado de cancelación de suscripción encima de sus correos electrónicos. Los destinatarios pueden usar este encabezado para darse de baja de sus mensajes a través de la interfaz del gestor de correo electrónico. Debido a que esta opción es fácilmente localizable, y que aparece prácticamente al lado de la opción de correo no deseado, reducirás considerablemente el riesgo de ser denunciado como SPAM en tus campañas de mail marketing.

4. Monitoriza la inactividad

A pesar de todos tus preparativos, todavía puede suceder que los destinatarios no se molesten en darse de baja de tus correos electrónicos. O que envíe mensajes a una cuenta que ya no está activa solicitando la baja. Debido a que estos destinatarios inactivos no benefician, en absoluto, a la reputación de tus correos electrónicos, resulta una buena idea monitorizar proactivamente las estadísticas de correo electrónico por inactividad.

¿Has notado que alguien no ha abierto tus correos electrónicos tras varias campañas? Es el momento de enviar un nuevo correo a este usuario con una llamada a la acción tipo “¿Aún desea recibir nuestros correos electrónicos?” Sea como sea, has de pensar en la comodidad de tus usuarios, solo así lograrás que, quien quiera quedarse contigo, se sienta realmente cómodo y cuidado.

_____________

En Giromail, pese a nuestro artículo, queremos que todos tus suscriptores quieran quedarse contigo. Por eso te invitamos a conocernos y preguntarnos como podemos hacer girar tu mundo. ayudándote a hacer realidad aquello que se te resistía.