Toc Toc.

¿Quién es?

Loki.

¿Qué Loki?

Loki te ayudará a decidir si usar el humor en el marketing directo es lo más correcto para tu campaña.

¿Es el humor una buena táctica, o estrategia, para vender tu producto dentro de tus campañas de marketing directo? Depende. Leyendo el chiste del inicio seguro que estarás pensando que no; eso ya es un buen inicio para dudar y plantearnos cosas.

En realidad, depende del producto a vender, entre otras cosas. Si estás creando una campaña de marketing directo para productos o servicios relacionados con la infertilidad femenina, el humor podría no ser el enfoque más sólido porque, por ejemplo, se requiere cierta sensibilidad en este caso.

Con este punto de partida, examinemos ahora otros factores para considerar cuándo podrías o no introducir el humor en tus campañas de marketing directo. Pero antes, otra reflexión: pregúntale a un humorista o guionista de comedias sobre si resulta fácil hacer reír, y te dirán que la comedia es difícil, y que la buena comedia es aún más difícil. A lo que nosotros añadimos: hacer humor efectivo en el marketing directo, a través de los canales de respuesta directa, puede ser el reto más difícil de todos.

Cuatro preguntas a considerar antes de usar el humor en el marketing directo.

Como siempre, el objetivo del marketing es venderle algo a alguien. Teniendo esto en cuenta, aquí van cuatro preguntas clave que se deben tener en cuenta cuando decidas utilizar el humor en tus campañas de correo directo: Es tu humor…

1.… ¿Apropiado?

¿Crees que el uso del humor es apropiado en la categoría de producto o servicio que estás vendiendo? O ¿Es apropiado para tu territorio de marca? Si no lo es, tus clientes podrían tener una mala experiencia de disonancia de marca, y eso podría ser malo para tu imagen de marca y ventas.

2. … ¿Gratuito?

Si tu humor es gratuito o forzado, es probable que su uso haga más daño que bien a tu producto y / o marca (nos remitimos a la disonancia del punto anterior)

3. … ¿Ampliamente atractivo?

Bajo el paraguas de “la comedia es difícil” aparece “no se tiene en cuenta el gusto personal”. El humor debe hacerse de tal manera que atraiga (y no ofenda) a la porción más amplia posible de clientes actuales y potenciales. No puedes atraer a todos todo el tiempo, pero puedes estar bastante seguro de que estás en un lugar de confort con la mayoría empleando el grado de humor justo y necesario.

4. … ¿Eficaz?

En definitiva, cuando haces marketing directo lo que quieres es vender algo. Por lo tanto, el uso del humor debe relacionarse directamente con los beneficios de tu producto, y saber cómo ayudará el uso de este a tu audiencia resolviendo un problema para ellos. Si usas el humor simplemente para llamar la atención, la gente olvidará lo que estás vendiendo. (Al punto 2 nos remitimos)

¿Funcionará el humor en mis acciones de correo directo? Prueba y descúbrelo.

Lo mejor del correo directo es que puedes probar y obtener resultados ¿No estás seguro de tu enfoque humorístico? Haz una prueba A / B para ver si el enfoque “conecta” con tu audiencia y le da un impulso a tus ventas u objetivos comerciales. Si no, ahora ya lo sabes, y el daño ha sido “controlado”.

Luego está la cuestión de la frecuencia. ¿Tiene sentido el uso exclusivo del humor? ¿O necesitas ser consistente en múltiples correos y medios? Por supuesto, si tu producto o servicio tiene una imagen de marca descarada, como un refresco o un lubricante íntimo, es más fácil crear una campaña en torno al humor. Mientras que si tu producto o marca tiene una imagen más seria, el uso del humor puede ser discordante.

¿Y si nos reímos de nosotros mismos?

A veces, el mejor enfoque humorístico es menos intencional, más accidental. Como el humor autocrítico. Focalizar el humor en tu propia empresa o producto, siempre al servicio de las ventas, puede hacer mucho más para aumentar estas que no el uso de un humor sin un objetivo definido, que lo único que logrará es distraer a las personas sobre lo que les quieres vender.

En Giromail somos conscientes de que resulta increíblemente difícil hacer uso del humor en el marketing directo sin pifiarla. Se necesita un equipo de creativos y copys de primer nivel, el tipo correcto de producto o marca, y una personalidad de marca que esté bien establecida como divertida / extravagante / poco convencional (o un nuevo producto o marca sin una imagen o personalidad establecida). E incluso entonces, debe pensarse detenidamente si aplicar el humor a tu correo directo tiene sentido para tu marca y estrategia de marketing directo; además de analizar previamente lo que estás tratando de lograr con esa acción de marketing en particular.

Así que, parafraseando a ese gran icono de los memes: “Si comienzas a usar el humor en tu marketing directo, debes proceder con precaución… Y lo sabes”

Dentro del equipo de Giromail somos muy de la broma y de la creatividad en el humor; pero siempre que esto no afecte a nuestros objetivos negativamente o, mejor aún: que afecte muy positivamente ¿Un último consejo? Nunca te lances a realizar campañas de marketing directo basadas en el humor a lo loco, el efecto rebote puede aparecer en cualquier momento y convertir una mala comedia en el mejor de los dramas. Así que, si tienes dudas o necesitas asesoramiento, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a hacer girar tu mundo y ponerlo patas arriba (en el mejor y más divertido de los sentidos). Ya sabes lo que decía aquel famoso cómico sobre el humor en el marketing directo: “…no es cosa menor, dicho de otra forma: es cosa mayor”